Desde mi escritorio azul: un proyecto de mujer

Un día cualquiera, navegando en internet, mi pasión por el color azul cobalto encuentra un punto dorado y se une con mi sueño de expresarme artísticamente.

El deseo de jugar con colores, nunca ha dejado de acompañarme, las emociones de usarlos para crear un lindo cumpleaños, una foto para mi instagram, una hoja en mi project life, una tarjeta a mano, son para mi adrenalina. Apreciar los contrastes, la intensidad de un color, sus tonos, son detalles que me gustan capturar con la fotografía, combinación perfecta para quien adora crear. No hay placer para una entusiasta en aprender y crecer, que encontrar el proyecto perfecto que canalice sus energías. Pero Dios va armando pieza por pieza la vida, y nos guste o no, estas van llegando en el momento perfecto según su tiempo, no el tuyo. Cuando conocí "Los siete hábitos de las personas altamente efectivas" y al mismísimo doctor Covey, quien vino a Rep. Dominicana gracias a Intras; sabía había encontrado el sistema que canalizaría mis deseos por crecer y lograr más en mi vida. Y por ello estaré siempre agradecida. Con él aprendí que las herramientas para mejorar mi trabajo, no serán efectivas, si no mejoro todos los roles en mi vida.

Foto por mi en el mariposario de San Martin. Mi esposo cuando la ve solo recuerda mi sonrisa al lograrla

 

La oración como arma poderosa calma siempre mi creatimetro, me conecta a tierra y me une a un mundo real, no ideal.  Y me ayuda a entender que no tenemos porque negar los dones que recibimos, usarlos es un deber, saber cómo usarlos es el reto. Y así un día cualquiera, navegando en internet, mi pasión por el color azul cobalto encuentra un punto dorado y se une con mi sueño de expresarme artísticamente. Buscando el nombre de las mariposas que acompañan desde el 2007 en mi oficina, encuentro a la artista Tasha Lewis y su arte, nunca pensé el resultado de una búsqueda en google fuera una de esas piezas que Dios enviaba a mi vida. Dejavú, cómo cuando tenia 16 años me pregunte, ¿artista yo?¿Y para qué? ¿Qué pensará mi familia? ¿Qué gano con esto?

Dos meses pasaron, y la ventana de google seguía abierta en mi laptop. Y así encontré que el arte de Tasha no sólo era suyo, si no que ella estaba invitando a que la ayudaran a que viajara por todo el mundo, quería sus mariposas dieran la vuelta al mundo en un movimiento "street art" llamado Swarm the World. Yo claro que quería ser parte de esto, pero me tardo un mes más enviar el correo solicitando que las mariposas vinieran a mi isla, oré, busque razones, no las encontré. Pero me atreví a escribir el correo simplemente diciendo que sus mariposas para una isleña apasionada, que atesoraba la historia de las hermanas Mirabal, cuyo contacto eterno y "diosidencial" con el azul y las mariposas era ridículo; a quien una vena de expresarse artísticamente le latía a millón cuando lo pensaba; quizás eran razones a considerar. 

Y ella respondió que si, así después de unos siete meses de espera las mariposas están conmigo. Una ruta larga desde New York, su travesía hasta la isla. El proceso de esperarlas y el ya tenerlas conmigo respondió todas mis preguntas. Y estaré feliz de compartir con ustedes el final de cómo esta hermosa historia el próximo lunes en otra entrada desde mi escritorio azul, al cual debo darle la espalda para poder transformarme a mi misma.

Risas y abrazos,

Emy


1 comentario

  • Emy! No me lo vas a creer! Pero una de las razones por la cual me siento “místicamente” atraída hacia las mariposas fue siempre mi fascinación por las Hermanas Mirabal! La verdad es que Dios tiene sus maneras de juntar a sus hijos. Me encanto el articulo, escribes hermoso.

    Ina V.

    Ina Vanderhorst Valette

Dejar un comentario