Valery Baré y sus cuadernos de Recuerdos

Por mucho tiempo he visto el mundo como una linda ciudad, si el mundo del tamaño de una ciudad. Pero al conocer a Valery me di cuenta que el mundo entero cabe en un pequeño cuaderno.  Hace unas semansas me apareció en instagram, igual como en ocasiones anteriores, una linda cuenta que bien pensaba era una "fuera de dominicana". Y claro no tardé en escribirle al ver era local, pero lo que realmente no tardó fue su llegada a Rie!  Hoy le presentamos una hermosa santiaguera, simplemente apasionada con lograr una amigo en cada pais del mundo.

Conversamos con @seasaltedpaper : Valery Baré Marte  quien nos contó como plasmar en cuadernos sus aventuras, pensamientos y sentimientos durante sus viajes, además de su día a día, le ha ayudado a crecer como persona. Esta joven de 23 años, desde muy pequeña ha desarrollado su creatividad y rodeada de papeles, tijeras y pega, ha convertido en su pasión el registro de sus experiencias. En Rie estamos muy contentos de apoyar y mostrarles todas las iniciativas novedosas y divertidas que hagan los recuerdos tangibles.

 ¿Te consideras una viajera del mundo?

A decir verdad, no. Sólo he viajado a varias ciudades de los Estados Unidos. Pero, este cuerpo tropical tiene muchos planes y metas. Pienso que en el futuro veré muchos rincones. Ahora, como los tickets están cada vez más caros, tengo que ir trabajando. De aquí a mis cincuenta y cinco años, cuando me jubile, espero haber alargado mi cuenta de ahorros, jajajajaja. ¿Primer destino? Japón, ¡obvio!

 ¿Por qué Japón?

Japón es el gran sueño de mi vida. Un país que mezcle tan homogéneamente la cultura milenaria y el creciente modernismo, merece la pena ser visitado. Es encontrar un templo entre una decena de torres de un millón de pisos y lograr que todo refleje paz y armonía. Además, Japón es la cuna de las “stationery holics” como yo, es decir, las adictas a las libretas y los artículos de oficina.

 Entonces, ¿De qué manera conoces el mundo?

Con el intercambio postales que hago con personas de cada pedacito del mundo, he tenido la oportunidad muy “cool” de ver a través de otros ojos los paisajes que nos rodean. En cada cartulina, hay algo alegórico de un lugar. Me da mucha alegría cada vez que encuentro el paquete en mi cama o cuando escucho el timbre y el cartero está afuera de mi puerta. Es lo más cercano a viajar por toda la galaxia, en mi propia nave espacial.

 ¿Recuerdas tu primer viaje? Cuéntanos acerca de ese momento

Mi primer viaje fue hace más de trece años y recuerdo tantas cosas de esa experiencia. La euforia de subirme a un avión, diversas sensaciones extrañas en el estómago y claro, la ansiedad que para mí representaba en aquel entonces, conocer algo distinto, otro país y su gente. Tengo un álbum tipo collage, es un “scrapbook” repleto de fotos y mensajes que mi mamá me hizo sobre todo lo acontecido, y que merecía ser plasmado en unos “chines” de papel. Nunca imaginé que allí comenzaría todo.

 ¿Cuál es para ti el encanto que tiene viajar, conocer nuevos destinos y diferentes culturas?

Ver el mundo con una visión 20/20, y entender la inmensidad del ser humano y sus formas. Cada cultura tiene tanto que enseñar. Me encanta la diversidad y cómo cada cosa puede complementarse con otra. La tolerancia y el respeto que exige abrirse paso hacia algo nuevo. Y lo maravilloso y fácil que es poder plasmar una aventura en papel.

¿Cuéntanos de qué va esta aventura en papel?

Recoger el "foniuno", el ticket del avión, las tarjetas del metro y hasta trozos de menús de los sitios donde fui a comer. Una servilleta con diseños súper raros, la tarjeta de una tienda, stickers que dan en algunas heladerías. Hay tanta, pero tantas cosas que a simple vista no son nada y que al final llegan a la basura. Todo eso que guardo para mí son tesoros. “Paper sniffer” (huele papel) me dicen mis amigas.

 ¿Qué tienen de especial tus cuadernos de viaje?

Hacer que algo material trascienda, ahí está lo esencial de mis cuadernos. Y creo que es lo que más me gusta, hago un collage con todo lo que guardo y pongo mis mensajes en las esquinitas. Dentro de veinte años estará igual como lo fue en ese primer momento. Me encanta hacerlo y lo repito continuamente, porque no hay nada más especial para mí que tener la posibilidad de dejar algo para el recuerdo.

  ¿Cuál fue tu inspiración para crear tu primer diario de viajes o para emprender este proyecto?

Mi mamá, ella me enseñó a utilizar las manos, para crear y a dar forma. Ella es una mente brillante llena de energía creativa, y que me hace muy feliz de tenerla como mamá. Mientras estudiaba, ella fue la “project mom” aunque no tan típica, nunca dejó que yo entregara trabajos en el colegio mal recortados y con materiales pegados donde no debían estar. Recuerdo que me ayudó con ese famoso proyecto del Sistema Solar, con planetas hechos en foam y siempre mis entregas fueron un espectáculo. Ella llenó mi vida de tijeras, silicón y papeles.

 Entonces, te convertiste en creativa con tus diarios...

Inicié de forma consistente el “journaling” en el 2007 con las agendas Pascualina. Aún hoy sigo coleccionándolas, pero las dejo nuevas. Recuerdo que cuando salieron eran un poco costosas, y las pedía de regalo de cumpleaños. Mis amigos se reían, porque a quién se le ocurre pedir de cumpleaños una agenda, ahora que ellos saben que eso es mi pasión y no se ríen tanto. Reconozco con humildad, y me llena de mucho orgullo ver la cantidad de libretas que he llenado desde hace más de diez años y cómo he cambiado desde entonces. Para mí es muy especial ser parte de este proceso creativo y el compromiso que representa llevarlo a cabo, significa mucho para mí.

 Ya no usas Pasculinas… ¿Qué cuadernos utilizas ahora?

Actualmente utilizo la marca japonesa “Midori Traveler's Notebook”, quienes fueron pioneros en el diseño y confección del tradicional cuaderno del viajero a base de leather (cuero) y cordón. La idea me gusta mucho, porque con el uso se vuelve parte del crecimiento y las aventuras. Cada mancha, cada trazo, tiene su historia. La misma marca lanza "inserts" para cada tipo de necesidad, desde cuadernos tipo agenda, e incluyen papel para acuarela y “sketching”. La calidad es genial y vale el precio que cuesta, porque en mi caso, escribo casi inflexiblemente con pluma y no todo papel es amigable.

 ¿Qué quisieras enseñarles a las personas sobre la importancia de guardar los recuerdos en un cuaderno?

 

La cotidianidad nos enseña que nada cambia, pero cuando tienes el chance de poder mirar atrás, te das cuenta que en realidad todo es muy distinto. Esa es una maravilla, no negociable, del porqué hago esto, es la verdadera prueba de mi crecimiento personal. Desde muy pequeña entendí que aunque amo a mi familia y a mis amigos, no todo se puede compartir con ellos. Existen cosas que realmente son nuestras y de nadie más. Es el poder de reflexionar con uno mismo. Todo ello nos permite evaluarnos y ponernos a prueba.

Las hojas en blanco me ayudaron a no ahogarme en un mar de pensamientos, de esos que a uno le sobrevienen de madrugada y te dicen que costará dormir. Todo lo que yo he sido está en esas páginas. La que era cuando tenía diez años, la de mis caóticos trece años donde todo molesta y se vuelve complicado, las famosas quince primaveras, y la realidad de lo que implica tener dieciocho años: Pero también está la que soy ahora. Son treinta y dos libretas, y diez agendas más tarde, una chica de veintitrés que aún sigue dándole forma a su vida.

¿Qué materiales se necesitan para crear un diario de viaje? ¿Qué le recomiendas a un viajero que guarde?

Un cuaderno, no importa el tipo pues hay para todos los gustos. Lo importante es que sea "El Real Cuaderno", ese con el que se identifique. Lapiceros para escribir en cualquier momento y donde sea . Y no olvidarse de guardar cositas del día, anotarlas en un pedazo de servilleta, lo que sea que esté a la mano, por ejemplo: dos palabras de una canción, algo que haya dicho alguien que nos genere una emoción importante, un momento del día, ya sea una llamada, una sonrisa y hasta lo malo, porque todo forma parte de este diario. Los papeles de chucherías, una servilletica, esas cosas extras que les gusta llame la atención. Lo esencial es tener disposición para escribir, dedicar tiempo para hacer reflexión y el trabajo creativo.

 

 ¿Qué le queda a quien emprende el proyecto de registrar sus vivencias a través de un diario de viajes?

 La maravilla de lo que significa tener un recuerdo plasmado que cuando lo ves, vuelves atrás y sientes cómo si regresaras a ese instante. La posibilidad de poder revisar todo una y un millón de veces más. Crecer y hacer historia, nuestra historia. Ahí en un pedazo de papel.


6 comentarios

  • La verdad que me encantó! Considero que algo así necesito en mi vida y que sea tangible y poder luego contarlas.

    Gigi
  • Felicidades a mi sobrina.
    Una niña, porque aún con sus 23 años, la veo como una ñiña, con su sonrisa hermosa.
    Un ser humano ejemplar, y sobre todo una hija, que toda madre quisiera tener.
    He sido participe de su pasión, y adecir verdad, me siento muy orgulla, en todo el sentido de la palabra, ver como ha crecido y lo que ella es hoy.
    Felicidades Comadre, Velery, Dios te siga bendiciendo, nunca pares de soñar, es el inicio de cada aventura y cada meta que quieras alcanzar.
    Te amo, y soy feliz de ser tú Tia.

    Elizabeth Marte
  • Conozco a valery , es un ser humano ejemplar, ver todo esto que sabia que hacia pero no sabia que era su passion , me llena Los ojos de lagrimas pero de admiracion porque en determinadas ocaciones cuando visitaba mi casa la veia con el cuaderno y papeles , no sabia lo hermoso que era no por las Decoraciones si no porque lo que veo ahora ahi son sus vivencias plasmadas en ese cuaderno. Cuanto te admiro, sigue adelante, eres un ser humano a imitar. Te Quiero mucho, Dios te bendiga.
    Jocely jimenez

    Jocely jimenez
  • Excelente, me identifico mucho con esta historia, felicidades y gracias por compartir

    Aura
  • Hermosa historia! Muy inspiradora!!

    Katherine

Dejar un comentario