Adiós Bachiller, Hola Verano

Tener recuerdos es como tener motivos para sonreír y sobre todo cuando sin importar tu edad recuerdas aquellos días del bachiller llenos de aventuras, risas y compañeros únicos. Termina Junio y con él termina esta etapa llena de risas, recuerdos, buenos momentos, diversión y aprendizaje. Es hora de despedirnos, de decirle adiós a todas esas personas que te acompañaron en este recorrido llamado "Bachiller" (el cual yo llamaría "años mágicos", pues no hay cuatro años mas vivos que estos, bañados de emoción y sentimiento). Lo rápido que pasa el tiempo. Es como estar tomando el examen de admisión para primer curso rodeado de desconocidos y en un abrir y cerrar de ojos estar en último año con la única diferencia de que aquellos viejos desconocidos ahora son como hermanos de otra sangre. Entraste con apenas trece años y veías sumamente lejos los dieciocho, los compromisos y el fin de este ciclo... Aun así termina este mes y la meta ya está en nuestras manos. Sin embargo, no olvido esos días donde los maestros nos hacían presentarnos una y otra vez y se me hacía imposible memorizar el nombre de mi compañero más cercano, pero con las experiencias y los días ahora no es solo su nombre me llega a la cabeza, sino toda su historia. Con los años me fui dando cuenta que el bachiller es un simulacro de la sociedad donde encontramos todo tipo de personas: la risueña, esa amiga que su humor nunca bajaba y cada comentario le parecía motivo de risas, el gracioso, el chico que le saca algo gracioso a cada comentario sin importar lo malo que fuese, la barbie, esa chica que todo era rosado y de flores, el muy muy muy aplicado, ese que copiaba de la pizarra hasta el mas mínimo apunte ... todos los cuales hacían las cosas diferentes. Y sé que aun nos queda mucho por documentar y aprender pero de algo estoy segura, cada llamado de atención por un maestro fue único y con motivo, cada complicación para lograr una tarea fue una aventura, cada enfrentamiento con un compañero fue motivo de risas y abrazos para pedir perdón, cada trabajo fue razón para juntarnos en casa a "estudiar" ... Cada día de este último brillante y encantador año fue motivos de recuerdos irremplazables. Te dejo atrás bachiller, pero tus recuerdos quedan conmigo.

Dejar un comentario