Lecciones de mi Primer Año Project Life

Recuerdo la primera vez que oí sobre Project Life. No puedo decir que fue exactamente amor a primera vista, pero si fue como cuando conoces a alguien y sabes, sólo lo sabes, que algún día no podrás vivir sin ellos. Por más que amo tomar fotos y dejar mis pensamientos y experiencias plasmadas para luego dar un viaje al pasado, mi mente no comprendía porqué tenía yo que adecuarme a pedazos divididos de una 12x12, en vez de disfrutar de la amplitud de la hoja 12x12 en sí. Me sentía limitada y no sabía por donde empezar. Yo, que soy de las que aman inventar con papel y torcer las cosas, tenía que entrar en formatos específicos y eso me volvía loca. Hasta que lo comprendí. Se volvió tan sencillo y tan natural el pensar en mis recuerdos como un rompecabezas que encajaba perfectamente en días, semanas y meses que comencé a hacer hojas y hojas y hojas. Cerraba los ojos, y le "daba para allá". Documentando Project Life Albumes y Recuerdos En casi un año he aprendido un montón de cosas. He tenido contratiempos; me he querido arrancar los cabellos porque "como fue que no ví eso!" luego de pegar algo o cortar una foto por mitad. Experimentar me ha traído buenos resultados y de igual, me ha hecho soltar el álbum cuando no me sale como me lo imaginaba. Todo con el único propósito de dejarme a mí misma un legado, un recuerdo. Me niego a aceptar que voy a seguir adelante en la vida sin dejar nada que recuente mis aventuras y los días aburridos. Me lo debo. Por eso acá les traigo una colección de las lecciones que he aprendido haciendo Project Life hasta ahora. Espero les ahorre malos tiempos y les inspire a crear buenos!

Encuentra tu estilo y manténlo

Por más que quiera, mi álbum es una extensión de mí. Las hojas que creo hablan más que cualquier diario. No tengan miedo a elegir cosas que les gusten porque sí y mezclar y jugar con ellas aunque no sean las de temporada o las más famosas. Si no se sienten identificados con un kit, ármenlo! Desde que comencé se me ha hecho difícil adherirme a un solo kit por temporada. Es simplemente imposible! Hay tantas tarjetas de kits pasados que van perfectamente con el momento, y van perfectamente conmigo. Al final, es nuestra historia la que estamos contando, ¿por qué contarla al estilo de otra persona?

Todo sirve como memorabilia

Desde tickets de Pelota, hasta recibos de compra, cualquier cosa es memorabilia. Les aseguro en par de meses cuando echen para atrás y lo vean, recordarán un sin número de cosas. Sí, hay fotos, pero nada como algo tangible que realmente sí salió de esa experiencia para contar la historia! Mi monedero vive lleno de pequeños recuerditos que le dan un toque único a mi Project Life. Son fáciles de coleccionar, y no está de más guardarlos hasta que documentemos.

Es mejor empezar de nuevo que "arreglar detallitos"

Terminaste tu hoja, te alejas unos pasos del álbum, cruzas los brazos y la admiras. Sientes que algo anda mal pero no sabes qué. La solución? Empezar de nuevo. He empleado horas y horas en pequeños cambios aquí y allá y les digo, es mejor cerrar el álbum, dar una vuelta, comer algo, revisar Instagram, y volver luego de que hayamos despejado la mente. Esto funciona para todo lo artístico realmente. El cerebro simplemente da pantalla azul y hay que dejarlo enfriar. Documentando Project Life Albumes y Recuerdos

Menos es Más

Esa frasesita que tanto mencionan es verdad. Cuando me limito a utilizar solo dos o tres colores, los resultados son increíbles! Irónicamente, es más difícil el jugar con los elementos cuando nos limitamos pero el resultado en definitiva es mágico. Resalta mucho las fotos y dan una sensación de armonía inigualable. Intenten elegir dos colores que sean opuestos en el círculo cromático, o simplemente mezclen blanco y negro con su color favorito y verán de qué hablo.

La Organización es la Clave

Me hubiera encantado comenzar organizadamente a categorizar y guardar mis fotos desde que empecé Project Life. Pero no lo hice. Ahora pago las consecuencias. Inicié dependiendo de iPhoto para guardar las fotos, editarlas y exportarlas para impresión pero iPhoto trabaja por eventos y eso me confundía un poco. A veces, no tengo más de una foto por evento y es innecesario. Luego recurrí a Lightroom, donde las tengo por Colecciones y es muchísimo más cómodo. Igual, no tengo los folders físicos en el Dropbox. Sí, lo dije. Las tengo en el backup automático que hace Google Plus (aprendí, aprendí) pero nada elaborado. Recién fue que empecé a organizarlas por mes, semana y fecha en mi carpeta de Dropbox. Y les aseguro, nada como saber exactamente dónde están todas tus fotos, y cuándo pasó qué. Documentando Project Life Albumes y Recuerdos  

El diseño A no es el Único que Existe

Para mí fue difícil entender esto. Hay más diseños. Muchos más. A decir verdad, hay casi de todo tipo! Me empeciné tanto en el diseño A que no tuve la oportunidad de jugar con otros formatos y composiciones. De igual, es válido cortar una 6x4 para que entre en dos 3x4. Es válido imprimir en una 8.5x11. Puedo salirme del cajón manteniendo las divisiones.

El Washi Tape es tu Amigo

¿Pegar algo sólo para ver como se ve? Washi tape. ¿Hacer un borde porque no me gusta algo que está justo en el borde de la foto? Washi tape. ¿Decorar una tarjeta rápidamente? Washi tape. Si hay algo que lo resuelve todo es eso. De casualidad no cura el sida. Utilizo el washi tape desde ayuda visual en mi calendario hasta para decorar mi celular. Y ni siquiera entraré en cómo lo uso en mi álbum porque está en todas partes.

Planificar es Importante

Sonará tedioso pero realmente el visualizar las imágenes antes de mandar a imprimir o siquiera editar es súper útil. Ahorra dinero, tiempo y garantiza que todo quede perfectamente combinado y en el formato correcto. Se me acaban los dedos para contar cuántas veces deseé con todas mis fuerzas que una foto que imprimí en 3x4 creciera y se convirtiera en una 4x6. Así como no existe la magia, existe el Photoshop y el Lightroom. Lo utilizamos mucho para Agentes de Felicidad y les aseguro es un palo.

Al Final lo que Importa Son las Fotos

He comenzado a comprender que no debo de ofuscarme mucho con los específicos. El tiempo para mí es limitado y realmente no hay nada más gratificante que documentar con sólo entrar las fotos y las tarjetas. Muchas veces, me es difícil dejarlo así, pero al final de cuentas, las fotos hasta hablan por sí mismas. Un detalle aquí y allá es más que suficiente, y más despues que los kits traen todo combinado. Cuando imprimimos las fotos se ponen un poco más oscuras por la tinta. Por eso tiendo a aclarar mucho mis fotos antes de enviarlas para cuando las tenga estén en el punto medio perfecto. La calidad de las fotos es otro tema. Siempre trato de enviarlas a imprimir o comprimidas por WeTransfer, o compartidas por Dropbox. El e-mail les baja la calidad y compartirlas por Facebook... bueno, prácticamente las destruye. La fuerza visual de una foto va de la mano con su calidad, su iluminación y su composición. Buscar artículos que nos enseñen cómo mejor tomar fotos de forma fácil y sencilla es no sólo tener mejores fotos, sino mejores recuerdos y un álbum que sin duda deje a todo el que lo vea boquiabierta.
¿Ustedes qué han aprendido? Siempre pueden encontrarme por Google Plus e Instagram. ¡Me encantaría escuchar de ustedes! Paz, Adrie  

Dejar un comentario